La politización en tiempos turbulentos: la insistencia por los cambios y el debate sobre quienes deben liderarlos

Posted by juan Jimenez 15 mayo, 2015 Comments are off 2114 views

Por Jorge Castillo Peña, Coordinador proyecto Educación y Desarrollo Humano. Investigador Informe sobre Desarrollo Humano

El miércoles 16 de abril y el pasado jueves 14 de mayo los estudiantes volvieron a salir a la calle, luego de un período de tiempo sin hacerlo. El mensaje de la convocatoria era claro. Los estudiantes volvían para recordarnos las demandas planteadas el año 2011, pero esta vez enmarcadas en un escenario social distinto: el destape de casos de corrupción que develaban un vínculo al parecer estrecho entre el mundo de la política y los negocios. Los llamados a la marcha eran elocuentes al respecto: “que nada ni nadie impida los cambios. Todos a recuperar la educación pública”, “ni corruptos ni empresarios. Que Chile decida su educación”, “que los corruptos no decidan lo que Chile necesita” y “el camino para una nueva educación es que Chile decida”

marcha_16_abril

Como se puede ver la convocatoria era un ejemplo claro, en el tiempo presente, de algunos de los principales hallazgos encontrados en el recientemente lanzado Informe sobre Desarrollo Humano en Chile: “Los tiempos de la politización”. Como ha sido difundido en distintos medios de prensa, el informe plantea que en la actualidad el país está inmerso en un debate profundo acerca de lo que puede decidirse en sociedad; acerca de qué país queremos; qué cambiar, qué mantener y sobretodo, acerca de quién y cómo se deben tomar las decisiones colectivas. Pero ¿por qué pensar que la convocatoria a dicha marcha es un ejemplo de los principales hallazgos del informe?

En primer lugar observamos en el discurso convocante a dicha marcha la permanencia en el tiempo de demandas de cambio profundas y urgentes por parte de la sociedad. En otras palabras, se señala que a pesar de todo lo acontecido, que como sabemos tiene revuelto al mundo político, aquellos que invitan a la marcha quieren que se realicen los cambios y no se olvida de las reformas propuestas, es más, sale a la calle para hacérnoslo recordar.

En segundo lugar, dicha convocatoria no solo da cuenta del tipo de cambio que la sociedad demanda, sino también respecto a quienes, según los convocantes a la actividad, son los llamados a participar de dicha definición. Al respecto el slogan era claro: Cambiemos la educación todos, pero sin los corruptos ni los empresarios. Como se puede ver, una crítica fuerte se explicita hacia las autoridades políticas y al mundo empresarial. Como también se observa en el informe, se percibe una desconfianza hacia las autoridades, hacia la política y hacia al mundo de la empresa privada o, en palabras del informe sobre desarrollo humano, como una gran distancia entre la ciudadanía y la elite dirigente.

Como es posible observar, al parecer la ciudadanía y los movimientos sociales están volviendo a la calle, pero esta vez con más fuerza. No sólo para exigir los cambios anunciados, sino también ahora para resguardar la legitimidad de éstos, donde, a juicio de los convocantes, saber quiénes son los actores autorizados para participar en dichas decisiones es central.

Habrá también que ver el grado de sintonía que se genera entre este movimiento social y la ciudadanía. Según el informe mencionado, si bien es cierto que el movimiento puede interpelar y encauzar el malestar presente en un sector de la sociedad y la demanda de un cambio general, muchas veces la forma de llevar a cabo dicha demanda (asociada al conflicto) y su especificidad programática no es aprobada por la ciudadanía. En otras palabras, en la movilización social se expresa la politización y también sus ambivalencias y problemas.

 

Compartir en ...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

About juan Jimenez

View all post by juan Jimenez